Páginas vistas en total

reflexion sobre la violencia ,¿ que violencia?


VIOLENCIA ESCOLAR? VIOLENCIA EN LA ESCUELA? VIOLENCIA EN LA SOCIEDAD?

QUIEN SE PREGUNTA ALGO SOBRE LA VIOLENCIA?

  LOS PROFETAS DEL ORDEN YA LO SABEN TODO?

“ Hay una inspectora en la puerta”. “Está el patrullero en las horas claves: en la hora de entrada y salida de la escuela”. “Indagar los motivos para que el Consejo de Convivencia  asesore sobre las sanciones”. “Que todo vuelva a la normalidad”.

De DISCURSOS se llenan los diarios, las mentes y las instituciones para seguir siendo. Los discursos también hacen a la realidad. Decir “determinadamente” impone una manera de entender la . Una sola manera de decir. Y diluye las otras maneras. Diríamos que se impone por “violencia de discurso”. Un solo sentido dado a la realidad, los otros caen en el vacío. Nada más lejos ello a la inclusión de la diferencia y del sentido democrático de las palabras.

Aclarado eso, pensemos una realidad con los jóvenes  en escena, que de alguna manera tienen “que dar sentido a su juventud”, para eso son jóvenes. Siempre ha sido así son ellos los que dan aire nuevo a las generaciones que van cediendo su tiempo de decidir con sus lógicas y razones. Si no fuera así la sociedad envejecería, no cambiaría, quedaría en un status quo rígido y enfermizo de normas y valores que nunca se cambiarían.

Pueden los adultos de estos tiempos escuchar a los jóvenes? Como transitan los adultos, los sentidos de los jóvenes? Los condenan así sin más?  Les dicen si si si si,  pero en realidad es no no no..porque dan miedo..y mejor déjalo ahí…

Como se resignifican los sentidos y las prácticas de participación  ciudadana en el cruce de generaciones imprescindible y necesario para que una sociedad SANA pueda “mover” algo de si, y seguir con lo mejorcito que ande circulando y no con lo peor que incitan y difunden los agoreros del odio? Cuáles son las tramas institucionales conformadas desde los discursos y las prácticas en las dimensiones institucionales escolares? Cuanto de ello se está dispuesto a pensar y a modificar ? Como se alojan los procesos identitarios de pertenencia institucional con la amenaza permanente de la exclusión de la diferencia? Pueden los adultos “mediatizar” sentido con discursos y acciones coherentes o diferentes a ellos? o los discursos y acciones adultos caen en un sin sentido que solo puede la violencia emerger como salida que da identidad de SER?

Si los adultos SON y HACEN a través de la violencia simbólica, de la imposición de discurso, como practica inocua e impune, no podemos esperar otro futuro mas que la violencia por la violencia misma, la competencia por la competencia misma .Somos los adultos los ejemplos que ven y viven los jóvenes. Y en ello hagámonos cargo delos sedimentos ideológicos capitalistas tan difíciles por momentos de cambiar: el éxito, los winer a pesar de todo y de todos.

Aquel  altruismo que fue de una generación que nos dio su vida en  América latina poco ha quedado. Solo la memoria dedicada, saltando el dolor terrible   que nos puede producir  haber visto y vivido la sangre derramada CON SENTIDO EXPLICITO de instalar el horror y el individualismo, nos pone un norte en esta sociedad post liberal y en pugna entre  una política con enfoque de derechos y democrática y otra, subrepticia que insiste con la fuerza, que insiste con el patrullero, y el control a los jóvenes para que no se descontrolen. Que insiste con reprimir a los docentes en vez de dialogar, como las tristes escenas de Santa Cruz de las que nadie habla. No vaya a suceder  que un “nuevo altruismo” nos invada  en esta realidad custodiada por antiguos hacedores del orden y la moral que se espantan con un cigarrillo de marihuana, pero no dudan en pagar sexo con mujeres de la trata, con casarse con sus alumnas, con mentir hasta el cansancio en sus vidas personales. Con mentir para no perder el poder. Con mentir. Y así la educación es una formula.

Dice Marta Lezcano investigadora de Jóvenes y política (Bogota 2010), “para entender la construcción del concepto de subjetividad política en los jóvenes es necesario ubicarse en un marco histórico- social que depende de la construcción cultural de cada sociedad, ya que según cada época, cambia su sentido y dinámica de funcionamiento.”

Entendemos que la subjetividad –más de los jóvenes- es emancipadoramente potente (Guattari 1998), e incluye el conocimiento, las construcciones simbólicas e imaginarias de los saberes que entretejen lo simbólico, lo social y lo singular para la construcción de la realidad.

Somos los adultos quienes le damos el  ejemplo de sentido en las practicas diarias institucionales a los jóvenes, somos los adultos quienes deberíamos mediar la realidad para que los jóvenes la signifiquen.



Quizás habrá que pensar que sucede con los adultos y no con los jóvenes en esta sociedad confusamente constituida luego de los procesos históricos mal interpretados, negados, no asumidos,  recién iniciado en el  tiempo  su esclarecimiento, con tanto costo psíquico ya no para algunos, sino para una sociedad entera que jamás atisba su propia enfermedad, hegemonizando ideologías y maneras de imponerse para seguir salvándose y condenando a los diferentes.

Por negativo que parezca , la violencia estaría siendo sembrada, la ausencia de debates, la verdad enarbolada con la acusación en mano a quienes piensan diferente, no podría terminar en otra situación que se acerque a la armonía institucional, ni intergeneracional.

 Terminaría en violencia de todo tipo.

Ojala estemos a tiempo a pensar los adultos  sobre esto y quienes tengan la responsabilidad DE HACER ALGO DIFERENTE, HAGAN  algo diferente.

El futuro está en el aire y aunque se llenen la boca hablando de inclusión parece que  solo puedan excluirnos, como a los jóvenes que se “portan mal”.

Pareciera que no pueden pensar en hacer otra cosa que incluya lo diferente. Y ya sabemos a fuerza de memoria, que eso nos hace mal y como sociedad seguimos arriesgando nuestro futuro.